¿MOROSO O DEUDOR?

¿Cómo es su deudor?

El deudor es aquella persona natural o jurídica que tiene la obligación de satisfacer una cuenta por pagar contraída a la parte acreedora o prestamista, ello cuando el origen de la deuda es de carácter voluntario, es decir, que el deudor decidió libremente comprometerse al pago de dicha obligación.

Para empezar debemos tener claro.

Que existen diferentes tipos de deudores y por lo tanto no pueden tratarse a todos de la misma forma. Cada deudor requiere de un análisis adecuado por parte del personal encargado de la reclamación y el cobro de los pagos. Se debe investigar la situación actual de cada moroso para tratarlo de manera diferenciada y llevar adelante la estrategia que mejor corresponda para el cumplimiento de las condiciones establecidas en el momento de la venta. A pesar de la amplia diversidad de impagados, los modelos de comportamiento permiten la creación de una serie de categorías según el tipo de características que acumula cada uno. 

Para tener en claro con qué clase de deudor se está tratando.

Se debe disponer de una herramienta que permita resolver de manera inteligente la toma de decisiones según cada uno de los deudores y su situación actual. akXes una empresa que brinda soluciones sencillas y prácticas en momentos complejos donde el seguimiento de cada uno de dichos morosos y la información acerca de ellos, terminan siendo las piezas claves para encarar el problema.

Para clasificar a un deudor y colocarlo dentro de una las posibles categorías, es necesario en el análisis previo, plantear 5 preguntas fundamentales: 

  1. ¿Tiene el deudor una razón objetiva válida para no realizar el pago y mantener la morosidad?
  2. ¿Sabe el deudor que debe pagar?
  3. ¿considerada de buena fe al deudor en cuestión?
  4. ¿Está en condiciones de pagar?
  5. ¿Quiere pagar?



LOS CINCO GRANDES TIPOS DE DEUDORES.

Se debe partir del hecho que no todos los deudores son iguales. Por ello lo primero que se debe hacer es recopilar información sobre cada deudor en materia de solvencia, liquidez, historial de pagos, endeudamiento, etc. Así se podrá identificar con qué tipo de cliente moroso se está tratando.

Tras responder aquellas incógnitas, los deudores pueden dividirse en cinco clases diferentes de morosos.

  1. Morosos fortuitos: son aquellos que no pueden cumplir con sus pagos en las fechas establecidas porque carecen de liquidez u otro medio de pago en forma temporal. Ante este tipo de clientes morosos se recomienda alargar los plazos, ya que así se les dará un respiro y podrán cumplir con el pago si se les concede tiempo y facilidades para cancelar la deuda. 
  2. Morosos intencionales: son los morosos que están en condiciones de pagar pero que no quieren hacerlo. Se aprovechan de la buena disposición de sus acreedores para retrasar el pago el máximo tiempo posible. Algunos de ellos pagan después de transcurrido un buen tiempo, pero otros simplemente nunca pagan.  
  3. Morosos negligentes: son los deudores que no muestran una intención de siquiera saber cuánto es su saldo pendiente. Gastan la liquidez con la que disponen para otros rubros en lugar de cancelar sus deudas.
  4. Morosos circunstanciales: son aquellos que bloquean voluntariamente el pago al detectar un error o falla en los productos o servicios adquiridos. No obstante, la mayoría de estos clientes terminan pagando una vez solucionado el inconveniente.  
  5. Morosos despreocupados: debido a la desorganización de su gestión administrativa, son los deudores que ni siquiera saben que tienen un saldo pendiente por pagar. Seguramente tienen voluntad de pagar, pero como son desorganizados o despistados olvidan sus responsabilidades financieras. A ellos se les debe enviar recordatorios de pagos días antes del vencimiento de la deuda o cuota. 

 

La mejor solución para cobrar una deuda es la negociación directa a traves de nuestro Servicio de recobro de impagados, intentaremos alcanzar una solución realista con el deudor y que este esté en condiciones de cumplir.  

Solicitar información
 
 
 
Correo
Llamada